domingo, 29 de enero de 2012

Pérdida de dignidad masiva en YouTube

Volvemos a las andadas. Después de unos meses de desaparición creativa, decidimos sacarle el polvo a las cámaras y estrenar la grabadora de voz que me trajeron los Reyes Magos. ¿Pero cómo? 

No sé si os acordáis, pero en verano Danet lanzó un concurso  de vídeos cuyo premio eran 50.000 €. Unos amigos y yo participamos -en vano-, pero lo gracioso era ver el calibre de algunas obras que también se presentaron. Merecía ser recopilado y contado con algo de humor al mundo. A partir de esta premisa, nos pusimos manos a la obra.

Desde el primer momento tuve claro que no iría a ninguna parte si no contaba con la ayuda de mi reincidente colaborador -y amigo- Eduardo Vázquez Subirats. Con él hicimos, hace varias semanas, la selección de algunos vídeos que valdría la pena comentar, de los cuales muchos hemos acabado descartando. Hace unos días volvimos a juntarnos, venciendo a la pereza habitual de emprender una nueva producción, para perfilar el guion. Después quedamos para grabar en una de las aulas de Desarrollo de nuestra facultad. Muy a última hora conseguimos incorporar a Carlos y a Alfredo al equipo, como cámaras (cada uno con la suya; más abajo os cuento...). Así que todo estaba listo.


Ahora, al ver el vídeo acabado, me doy cuenta de cuántas cosas se pueden mejorar. Desde el guion hasta su combinación con la realización de cámaras, la cual me hubiera ahorrado unas cuantas horas de edición. Y digo horas porque se me han juntado muchas cosas: mi ordenador se apaga solo si lo sobrecargo de trabajo, el HD de Carlos no me ha dado tanta guerra como otras veces,  pero sí el nuevo Full HD de Alfredo (con todo el cariño, ¿eh?); un puto suplicio. No había manera de que lo leyera el Pinnacle, pero al final, a trompicones, hemos podido salir adelante, aunque los apaños de filtros, tamaño de fotograma etc. merecerían ser detallados. 

Grabamos el vídeo completo unas tres veces. Si sois muy sutiles, podréis notar algunos cambios de cámara "falsos" que hay durante el vídeo. Me abstengo de revelarlos yo! Considero destacables algunas ideas de guion que Edu hizo sobre la marcha, como lo de "he traído la silla" o sus clases de ballet a alumnos moldavos. También creo que ha sido un puntazo la coña del "ya", que da mucho de sí, y el principio exageradamente trágico-dramático comparado con el desarrollo y final humorístico-distendido. Me parece bastante bueno el momento del "plano íntimo", cuando Edu no puede contener la emoción y tengo que consolarle, el destello de "Hacienda" y del vídeo ganador, así como los planos en contrapicado del final. Es anecdótico también el momento en el que digo "Nadie pudo prever que Youtube se... joder, es que no puedo dar esta noticia yo solo". Si os fijáis, lo de "Nadie pudo prever..." viene más adelante, después del segundo "lamento" de Edu. Me equivoqué, pero para no tener que repetir la presentación lo normalicé y queda bastante convincente. 

Pasado el fin de semana del montaje, antes de hacerlo público, he enviado el vídeo a algunos amigos para que me den su opinión, a modo de pretest antes del estreno. Me ha parecido bonito el espíritu crítico-constructivo de alguno. Desde si los cambios bruscos de música son adecuados hasta si sobrarían segundos de vídeos de YouTube, o si el principio se hace un poco pesado. No estoy a tiempo de cambiarlo (en parte por pereza!), pero la verdad es que me parece importante aprender de todo aquello que sea mejorable, para más adelante. Muchos, curiosamente, me habéis preguntado: "¿Cuál es la finalidad del vídeo?". La verdad, sin ahondar en explicaciones que resultarían redundantes o simplemente imprecisas, el vídeo ha sido el pretexto para regresar al videoblog, volver a intentar la modalidad de comentar vídeos, probar cómo va la grabadora de voz y cómo compaginar las dos cámaras con el montaje, etc etc. Y, aun así, estamos contentos con el resultado.

Esperamos aprovechar la carrerilla y volver pronto. ¡Se agradecen comentarios!


P.D: Hay dos coñas que quizás hay que explicar, porque a veces nos tomamos el humor demasiado en serio. La primera es la de "una noticia de la que merece la pena lamentarse, valga la redundancia". Se me ocurrió a mí, aunque es bastante forzado; "pena" y "lamentarse", como si constituyeran una redundancia. Sin más. Y después, la "demanda de Tele5" sería porque son ellos los que quieren acaparar siempre ese tipo de contenido. Ala, ya está explicado!